Subir
 

¿Qué es el Storydoing?

Conocemos ejemplos brillantes de storytelling que han llegado a emocionarnos -como Google-, a divertirnos -como Nike–  o a fascinarnos -como The Lego Movie-. Cada ejemplo  de storytelling al que hagamos referencia ha ayudado a las marcas a crear y fortalecer su identidad.

Sin embargo, su potencial ha perdido la fuerza inicial. Tal vez porque oculta, bajo emociones universales, un fin comercial o, quizá porque con el boom de internet, se han cuadruplicado el número de marcas y de historias y, en consecuencia, nos hemos saturado.

Los públicos quieren algo más que palabras e historias ingeniosas. Quieren acción, sentir emociones propias y vivir experiencias. Por eso, ha llegado el momento de llevar el storytelling al siguiente nivel. Un nivel que se ha bautizado como storydoing y que consiste en promover la participación activa de sus audiencias para que sean los protagonistas de sus narraciones. De esta manera, sí se genera una vinculación especial con un producto y por extensión, con su marca.

Búsqueda de experiencias ‘reales’

El storydoing abre un mundo de posibilidades y conlleva a que las audiencias dejen de ser grupos pasivos y pasen a ser actores protagonistas con voz propia. El ejemplo más claro es Red Bull y sus eventos conocidos como Red Bull Flugtag en los que los participantes tienen que construir artefactos voladores y conseguir mantenerse en el aire con ellos (algo que ocurre pocas veces), lo que se convierte en diversión asegurada y en un ejercicio de creatividad e imaginación.

Otro ejemplo de excelente storydoing nos trae la marca de material de oficina BIC. En sencillos billetes falsos, los asistentes debían volcar toda su creatividad y utilizarlos como moneda para comprar todo el material de escritura que desearan. Han logrado involucrar a la audiencia y se ha desarrollado en el mundo offline.

Otro caso: American Express. Si eres aficionado al tenis, habrás soñado alguna vez con ser estar en el centro de la pista, rodeado por miles de personas pendientes de cada uno de tus gestos. Este sueño pudo hacerse realidad para muchos aficionados a este deporte en agosto del año pasado, nada más y nada menos que en el US Open, uno de los 4 grandes torneos que forman el Grand Slam.

De la mano de American Express, los asistentes pudieron participar en una experiencia interactiva llamada Pro Walk.

También Wikipedia es un buen ejemplo. La idea sobre la que nació esta plataforma, que se define como “una enciclopedia libre y políglota”, es un inmenso storydoing, un canto coral de sus usuarios que son los que aportan el contenido y los que pueden editarlos colaborativamente.

En branding vale más lo que haces que lo que dices. Con el storydoing las marcas invitan a sus públicos a vivir experiencias reales porque, en un mundo digitalizado, algo tan normal como sentir en la propia piel es un valor al alza.

Últimos comentarios

Lo sentimos, los comentarios estan cerrados en este momento.