Subir
 

8 recordatorios para una newsletter efectiva

Hay una lista de cosas que no se deben hacer en email marketing si se quiere lanzar una campaña efectiva. Por más que se ha leído mucho sobre el tema, vemos a diario mails con deficiencias. Incluso de grandes empresas.

Repasamos los aspectos más relevantes a tener en cuenta:

  1. Evitar la ‘full imagen’

Lo vemos a diario, pese a que servicios de mensajería como Gmail, Yahoo o Hotmail, todavía no permiten visualizar las imágenes por defecto. Incluso plataformas como Mozilla Thunderbird no permiten visualizar imágenes de entrada hasta que marquemos aceptar.

Por tanto, no olvidemos que si nuestro newsletter está compuesto únicamente por imágenes, corremos el riesgo de no sólo terminar como spam por el peso del mensaje, sino también de no poder ser visto correctamente en ciertas plataformas de mensajería.

Por otro lado, la newsletter compuesta de una sola imagen va a tener una visualización desastrosa en el móvil. Una imagen no se puede ‘auto-adaptar’ ni ‘auto-ajustar’ a cualquier tamaño de pantalla por sí sola.

Por eso, resulta aconsejable utilizar un ‘builder’ que va a adaptar tus contenidos al soporte de lectura que utilicemos. Con un email builder, como Mailchimp o Mailify, podremos convertir  contenidos en verdaderos textos codificados en HTML, además de todas las funcionalidades extras de estas plataformas.

  1. Un ‘Asunto’ interesante

El éxito de un asunto no es una ciencia exacta. Algunos funcionan mejor que otros por razones que todavía no sabemos en concreto o por detalles menores.

Por eso, nada mejor que un ‘test split A/B’ (dos pruebas) para encontrar el asunto que mejor funciona si tenemos alguna duda. Y tratemos de evitar, por ejemplo los clásicos ‘Descubre nuestras novedades’ o ‘Rápido, qué esperas, abre este email’.

Generalmente, todo asunto impreciso, que no promete nada y no utiliza un poco de tono de burla tiene pocas posibilidades de ser abierto.

  1. Diseño simple

Si bien la estética es subjetiva, debemos tener sentido común. Por ejemplo, se debe evitar la fuente Comic Sans MS, escribir en amarillo en un fondo rojo, escribir en verde en fondo azul, las imágenes estiradas o exhibir 3 fuentes de escritura diferentes.

Tampoco debemos utilizar imágenes de mala calidad, ni diferentes colores por todos lados.

Un buen diseño no es específicamente bonito. Un buen diseño se traduce en una newsletter que se adapta para una lectura fácil y rápida. La experiencia de usuario debe primar sobre todas las cosas.

  1. Incluir dirección para respuestas

Seguramente habremos recibido un mail con ‘no-reply’ y la leyenda ‘esto es un mensaje automático, por favor no responder’. ¿Por qué? ¿Acaso el fin del mailing no es justamente la interacción?

Sea cual sea el email que enviemos, añadamos una dirección ‘real’. No le digamos a nuestro destinatario que no nos responda.

  1. Transparencia para la baja

En muchas ocasiones, el botón para darse de baja de una newsletter está más escondido que tesoro en el Amazonas. Debemos ser transparentes y enganchar por el contenido, no por las dificultades que tiene el usuario para quitarse de la lista.

Además, esto no es solo un error sino también una infracción a la ley.

  1. Contar con el pre-header

El preheader es la primera frase de nuestro email, que se va a ubicar en la parte superior, antes que cualquier otro elemento. Es muy útil para la versión responsive o para Gmail porque es una frase que se ubica bajo el asunto en el buzón de entrada de tus destinatarios, incluso antes de que lo abran.

Se puede considerar como un segundo asunto. Así que no olvidemos incluirlo.

  1. Buena redacción

No caigamos en el error de que la ortografía en el 2018 no le interesa a nadie. Y que es más ‘cool’ escribir estilo Whatsapp y recortar las palabras para ganar tiempo.

Escribamos bien y leamos el mail un par de veces antes de enviarlo.

  1. Concreción y simpleza

Se puede creer que cuanto más información, mejor. Pero pongámonos en la piel del usuario. Si debemos hacer scroll para encontrar información interesante o algún botón ‘call to action’, es que hay un problema.

Evitemos ahogar a nuestros destinatarios con gran cantidad de texto e imágenes. Una newsletter efectiva debe enfocarse a un solo tema. Se pueden incluir secciones al lado derecho o izquierdo para dar contenido, pero es importante saber cuándo parar.

Últimos comentarios

Lo sentimos, los comentarios estan cerrados en este momento.