Los 4 errores más comunes cometidos por blogueros

Los 4 errores más comunes cometidos por blogueros

Un blog ofrece ventajas a empresas y profesionales. Ayuda a crear comunidad de marca; aporta transparencia, proyecta conocimiento y transmite confianza. Aunque se trata de una plataforma simple, requiere algunas atenciones que no siempre son tenidas en cuenta.

A continuación, repasamos 4 errores comunes entre blogueros.

  1. Carencias estéticas

Resulta vital disponer de un diseño agradable de nuestro blog. Los colores con demasiado contraste, el exceso de fuentes y los elementos desalineados pueden cansar rápidamente la vista del visitante.

Otro factor que hay que tener en cuenta es el formato de imágenes y textos, ya que seguir un estándar visual siempre sugiere profesionalismo y dedicación.

Utiliza el mismo esquema de colores y fuentes en todo el contenido, tratando de mantener un cierto equilibrio (por ejemplo, una tipografía especial para destacar los títulos y otra para el texto).

  1. Contenido descuidado

Lo ideal es que el contenido sea relevante para quien lo lea y que transmita información contrastada. La transparencia es fundamental. Hacer afirmaciones engañosas, inciertas o de carácter exclusivamente publicitario puede perjudicar mucho tu credibilidad.

Producir contenido de calidad no es fácil, ya que requiere de investigación y constante actualización, pero sin dudas vale la pena.

  1. Ocultismo

No pocos blogs se olvidan de decir quiénes están detrás de él. O los ponen en lugares muy pocos visibles. Por eso, pon en sitio visible un apartado tipo ‘Sobre mí’, ‘Sobre nosotros’ o ‘Quiénes somos’.

Permite al lector conocer un poco más sobre tu emprendimiento y tu experiencia. Es el espacio ideal para contar tu historia, presentar tus productos (si los tienes) o añadir un link a tu tienda online.

Otro apartado que a veces no se encuentra fácilmente accesible es ‘Contacto’. Tiene que están en un lugar relevante. Deja tu mail, redes sociales o formulario de contacto (aunque es más ‘impersonal’).

  1. No responder comentarios

El punto fuerte del blog es posibilitar un diálogo constante entre quien lee y quien escribe. Después de que las personas encuentren tu blog y se manifiesten, vas a tener que continuar la interacción, o todo el trabajo que hiciste para atraerlos habrá sido en vano.

Dedica unos minutos por día o todas las semanas para responder a los comentarios. Es con este intercambio que vas a lograr conquistar lectores fieles.