¿Aún vive el SMS Marketing?

SMS Marketing 2019

¿Aún vive el SMS Marketing?

Por más que nos suene a viejuno, los SMS no están muertos. Siguen ahí, como una herramienta más de comunicación. Las grandes empresas saben de su potencial y por eso destinan recursos en campañas de marketing vía SMS.

Seguro que alguna vez te habrá llegado alguna… Y seguro que has abierto el mensaje. El SMS es un canal poco utilizado y por tanto nos llama la atención. Además, con él no tenemos la sensación de saturación que nos provoca el correo electrónico.

Cuando decidamos realizar una campaña de SMS marketing primero debemos pensar cómo obtendremos el teléfono del potencial cliente. La forma más común es vía formulario web, con la promesa de recibir promociones exclusivas. Pero no es la única. Podemos solicitarlo al rellenar una ficha para una tarjeta de socio, como lo hacen marcas de ropa como Springfield, Zara o H&M.

Sea cual sea la forma, recuerda aclarar la política de privacidad y de uso de los datos personales. Lo debemos hacer por ley. El usuario debe mostrar su conformidad para que le realicemos el envío.

A continuación, unos consejos para una buena campaña de SMS marketing:

 • Texto útil y atractivo

Tenemos poco espacio, así que hay que ser concretos y claros. Por ejemplo, “DESCUENTOS DEL 70% en bañadores. Solo del 15 al 17 de noviembre. Pásate por nuestra tienda o web (www.custo.com)”.

Como vemos, le anunciamos algo relevante que consideramos que le va a interesar y le aclaramos cómo pueden disfrutarlo.

También podemos invitarlos a que participe de un sorteo o utilice un código descuento, algo muy común. Aquí es muy importante la llamada a la acción. Por ejemplo, “Gana un viaje al Algarve. Pincha aquí (enlace) e introduce el código. 

Buena ortografía. Parece que no hiciera falta recordarlo, pero te aseguramos que sí. Hemos visto cantidad de errores. Una buena ortografía nos proporciona mejor imagen. Evitemos las abreviaciones; ‘que’ es siempre ‘que’, nunca ‘k’. Nunca te olvides de los acentos. 

 • Identifícate

Antes que nada tenemos que anunciarnos. Por eso, el nombre de la empresa debe estar claro y aparecer como remitente. De esta forma, transmitimos transparencia y, además, reforzamos el posicionamiento de la marca en el destinatario.

Aquí no vale jugar a las escondidas. ¿Abrirías con confianza y tranquilidad un SMS con un nombre extraño o en el que sólo aparezca un número de teléfono?

 • Llámalos por su nombre

Siempre atrae más los mensajes personalizados, estilo ‘Hola, José Antonio. Tenemos una oferta para ti…’. Eso sí, siempre y cuando el cliente previamente nos haya autorizado a enviarle información. 

• Envíalo en días laborales

Inicia tu campaña en días laborales y horarios comerciales. Nunca fines de semana ni festivos. El usuario podría molestarse dado que estamos interrumpiendo sus horas de descanso.