¿Qué son y para qué sirven las apps de fábrica?

¿Qué son y para qué sirven las apps de fábrica?

Seguro que navegando por tu Smartphone algún día te has encontrado con las típicas aplicaciones que están ahí desde que adquiriste tu teléfono móvil  las llamadas apps de fábrica. Algunas de ellas puede que nunca las hayas usado y has tratado de desinstalarlas, con el consiguiente descontento al comprobar que no podías hacerlo. Hoy vamos a hablar de este tipo de aplicaciones, llamadas apps de fábrica, de sistema o bloatware.

La ROM de Android incorpora una serie de aplicaciones que son necesarias para que el Sistema Operativo funcione correctamente. Estas aplicaciones son “superiores” a las de los usuarios, por lo que no podremos desinstalarlas fácilmente… hay poco software para conseguirlo, y normalmente es de pago.

En resumen, son el software que viene preinstalado en tu Smartphone.

Las apps de fábrica son un inconveniente para muchos usuarios

Básicamente porque la mayoría de las apps de fábrica no son necesarias, si no que los fabricantes las incorporan en nuestros terminales por interés. Y están ahí, pasando desapercibidas por el usuario y consumiendo memoria interna y RAM.

Esto puede ser molesto para muchos, especialmente los que no tienen un teléfono de gama alta, que deben ahorrar memoria interna y consumo de RAM para que su dispositivo sea lo más veloz posible. Es por esto que muchos busquemos eliminarlas, para sacar el máximo partido a nuestro Android. Nosotros te vamos a indicar cómo debes hacerlo.

.

Deshacerse de las apps de fábrica es posible, [eltd_highlight background_color=”#d0753d” color=”#FFF”] inhabilitándolas! [/eltd_highlight]

La solución más común, y por lo tanto la menos eficaz, es inhabilitar la aplicación. Es tan fácil como entrar en el administrador de aplicaciones seleccionar la molesta aplicación y pulsar en inhabilitar o deshabilitar. Con esto lo que conseguiremos es ahorrarnos la memoria que ocupan los datos de la aplicación y la memoria que consume al estar ejecutándose en segundo plano. Pero seguirá instalada y ocupando un espacio que nos podemos ahorrar.

Aun así, hay apps de fábrica que no se puede inhabilitar. Para ello hay algunas otras aplicaciones que nos permitirán hacerlo, como Package Disabler (sólo para Samsung), que nos lista todas las aplicaciones de sistema de nuestro terminal y nos permite seleccionar la que queremos deshabilitar, pudiendo habilitarla en un futuro si lo deseamos. También tenemos Debloater, una aplicación de escritorio que hace exactamente lo mismo, pero funciona en el PC, es gratuita y para todos los teléfonos, en la que tendremos que conectar nuestro teléfono habilitando la depuración USB.

.

Deshacerse de las apps de fábrica es posible, [eltd_highlight background_color=”#d0753d” color=”#FFF”] desinstalándolas! [/eltd_highlight]

Pero si lo que queremos es eliminar nuestras apps de fábrica sin dejar rastro de ellas, tendremos que hacer root en nuestro Smartphone (obtener permisos de root (superusuario), se llama JailBreak en IOs). Rootear nuestro dispositivo significa que vamos a obtener derechos absolutos sobre los archivos y carpetas del sistema. Haciendo esto, ya podemos ayudarnos con una serie de aplicaciones gratuitas y abundantes en Google Play como Root Explorer, o ES File Explorer.

Pero hacer root no es algo que a lo que estén dispuestos todos los usuarios. Resulta ser una tarea un poco compleja, pero es que además, tiene algunos inconvenientes:

  • Pérdida de la garantía del fabricante
  • Disminuye la seguridad
  • Incompatibilidad con algunas aplicaciones
  • No podrás actualizar por OTA

Si te has decidido por esta opción, recuerda que algunas aplicaciones son necesarias para el sistema y corres el riesgo de dañar tu dispositivo si las desinstalas, asi que hacer una copia de seguridad de tu teléfono no sería una mala idea.

Para usuarios avanzados: Cambia la ROM

La ROM es una memoria de sólo lectura en la que está instalado el Sistema Operativo entre otros componentes de nuestro Smartphone.

Como ya hemos dicho, las apps de fábrica vienen preinstaladas en ellas. Asi que si la cambiamos a otra versión del software que contenga solo necesario, como Cyanogenmod, nos desharemos de este molesto contenido.

Hacer esto requiere hacer root, y es un proceso que puede ser complicado para algunos usuarios, y que por lo tanto conllevará otra serie de riesgos. Pero si el proceso se realiza en un dispositivo compatible con la ROM entraña menos riesgo.

Los beneficios que obtendremos depende de la ROM que decidamos instalar, pero en general pueden optimizar los recursos de nuestro sistema, la batería y mantenernos actualizados a la última versión de Android.